Barbacoas de carbón

Las parrillas de carbón son los clásicos entre las parrillas y se pueden encontrar en casi todos los hogares. Para lograr los mejores resultados de asado , el interior de la parrilla debe cubrirse con carbón . Estas se encienden y esperas hasta que brillen las brasas. Si lo desea, puede usar un encendedor de parrilla para acelerar el encendido de las brasas. Dependiendo del tamaño de la parrilla, se necesitan entre dos y cuatro horas antes de que la carne, salchichas, verduras o frutas se puedan colocar en la parrilla y asar a la parrilla. Entonces nada se interpondrá en el camino para disfrutar de una acogedora barbacoa .

Trucos para usar una barbacoa de carbón

Dominar el fuego de una barbacoa no es fácil, y para algunos puede ser una pesadilla por eso hoy les queremos compartir algunos trucos, con los que dominarlo. ¡A disfrutar!
– Situar la parrillera: hay que situarla siempre sobre una superficie firme y nivelada, para que una vez encendido el fuego no pueda volcarse y no contemos con el riesgo de quemarnos. También es necesario mantenerla alejada de ramas, árboles o de cualquier otro objeto que pudiera prender fuego con una chispa. Busque siempre zonas resguardadas de las corrientes de aire como un jardín de superficie plana.
– Encender el Fuego: Esto es un paso sencillo aunque parezca complejo u peligroso. No debemos usar nunca productos como pastillas o líquidos inflamables que van a aportar al carbón y a la barbacoa un fuerte olor a queroseno. Siempre se debería encender con porta brasas o encendedores eléctricos que no produzcan estos problemas y encenderán la barbacoa de manera rápida y segura. El toque mágico para la barbacoa seria quemar justo al encender, y justo al poner los alimentos, hierbas aromáticas como tomillo, albahaca, romero, laurel, etc… que aromatizarán todo, y harán que tengan un sabor muy especial.
– También puedes ayudarte con un cartón o papel muy grueso: da aire a la barbacoa para reavivar las brasas del carbón. Con este método tendrás las brasas para tu barbacoa listas en unos 20 minutos.
– La parrillera puedes frotarla con una cebolla, esto le dará gusto a los asados.
Elegir la carne y colocarla en la barbacoa: La elección de los cortes o del animal a cocinar dependerá tanto de tu gusto como del presupuesto que queramos destinar.
La barbacoa desgrasa las carnes manteniendo los jugos y sabores en su interior como ningún otro sistema de cocción. Las grasas, al caer sobre las brasas, generan ese aroma característico que hace que la carne resulte espectacular. Pero para evitar llamaradas, sería recomendable que le quites un poco las grasas, pues estas al caer al carbón las avivan y esto puede estropear tu asado.
Es recomendable no estarle dando vueltas a la carne y dejar que estas se asen tranquilamente. Debes ir colocando en los lugares más alejados de las brasas las próximas piezas que vayas a asar.
Cocina cada lado del filete a fuego directo durante 4 a 7 minutos, dependiendo de la cocción deseada. Hay personas que por preferencia deciden que su asado debe estar bien cocinado, otros desean que sea término medio que es cuando la carne queda aun más jugosa.
Antes de degustar este delicioso plato, déjalo reposar un poco y….
¡A disfrutar!

Las mejores barbacoas de carbón